31 octubre 2014

MIGAS DULCES



De esos dulces de toda la vida a los que no le encuentras mucho chiste, vamos un tanto soso, pero que como empieces a comer no puedes parar... pues eso es lo que me pasa a mi con estas Migas o Gachas dulces, para mi abuela Migas de niño y que en esta tierra que me acoge dicen son Espoleás o poleás (o algo así).






Cuando llamé a "La Micaela" para preguntarle por la receta (y rezando para que se acordara de todos los detalles, que la mujer está ya muy mayor) me dijo: "Tu lo que quieres es saber cómo se hacen las migas de niño ¿no?" Pues digo yo que será eso, pero no me pude resistir a preguntarle por qué las llama así.

Por lo visto, era la papilla que se le daba a los niños cuando no existían esas cajas tan prácticas que hoy podemos encontrar en las farmacias. Sí, esas que Nestlé, Nutribén y compañía envasan tan amablemente para que alimentemos a las criaturas... ¡nunca se me hubiese ocurrido! y mira que es bastante obvio.




Para corroborar los datos que ella me daba, y ver si por algún milagro de la naturaleza la pequeña de la Saga Tierno era un poco más exacta con sus explicaciones, llamé a "La Tía Ali" y sólo hizo confirmar lo que ya me habían contado... ya sabéis eso de "Harina la que admita", que cuenta la leyenda que una de mi pueblo estuvo media vida buscando esa marca de harina "La Carmita" (bueno lo cuenta mi cuñada), porque cada vez que le daban una receta la harina siempre era la misma y la mujer nunca la encontró, jajaja.




No habían pasado 2 horas, cuando sonó el teléfono, era "La Micaela" para preguntar que tal se me habían dado las migas, pero abuela... ¡que todavía no las he hecho!
Bueno vale "¿Y para quién las vas a hacer?"

Alto y claro... ¡Oído cocina! La señora quiere catarlas para dar el visto bueno, así que tendré que darle en el gusto ¿no?


MIGAS DULCES
Para 4 personas, típicas de Cuenca y con cantidades adaptadas como buenamente he podido
  • 100 gr aceite oliva suave
  • 40 gr pan (cortado a cuadraditos)
  • 100 gr harina
  • 120 gr azúcar
  • 540 gr agua




Para hacer las migas
Ponemos el aceite a calentar en una sartén y, cuando esté bien caliente, se fríe el pan y se reserva sobre papel absorbente para que suelte el aceite. Recomiendo sartén profunda, pero que no sea muy grande para que el aceite cubra el pan.
Calentar el agua y añadirle el azúcar para que se disuelva. Reservar.
En ese mismo aceite (yo que soy muy curiosa, y no me gustan los pispirris que suelta el pan, lo he colado y he limpiado la sartén con un poco de papel), freímos la harina y vamos añadiendo el agua poco a poco, sin dejar nunca de mover con una cuchara, así hasta acabar con toda el agua. Estará listo cuando no queden grumos y la masa haga chup-chup.
Poner en el fondo del recipiente donde vayamos a verter las migas los tostones de pan, reservando unos cuantos para decorar, y verter la masa.
Decorar y esperar que se enfríen para degustar.




¡Hala!... os dejo disfrutando de estas migas dulces que yo me voy a llevárselas a "La Micaela", ¡no quiero que se quede sin catarlas!

Nos vemos pronto Churretos@s.

Besos.

Raquel






19 comentarios:

  1. Estas migas son más o menos como las tarbinas que se hacen en Granada, la verdad es que se han en toda Andalucía y en cada sitio tienen un nombre. A mi encantan, es un dulce muy sano.

    ResponderEliminar
  2. Qué te ha dicho la Micaela? Estoy en ascuas!!
    No sabes la carcajada que he soltado en medio de la oficina con la leyenda de "Harina La Carmita". Es de lo mejor que he oído.
    Mi padre también habla muchísimo de estas gachas. Yo las habré comido una vez pero viendo las tuyas entran ganas de rendirse a la comida tradicional de pueblo porque mira que sale algo rico de una combinación de ingredientes tan sencilla...
    Y mi abuela también era de las de "la que admita". Mi padre aún lo es. De hecho hace unas rosquillas buenísimas y le llevo pidiendo la receta meses para hacerlas para el blog, pero como de "la que admita" no le saco, pues nada, no puedo hacerlas. Jajaja.

    Un besito guapa.
    Tengo un plan B

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La respuesta de la Micaela... ¡Un poquito más de agua les podías haber echao!, pero te han salido muy buenas, jajaja, siempre pone alguna peguita, porque si no las hace ella no están perfectas.
      Besos

      Eliminar
  3. Hola Raquel, no puede ser mas deliciosa y agradable la entrada, aquí en Jerez las llamamos poleás, las hacemos con los mismos ingredientes pero le añadimos matalauva, o anis en grano. Mi madre siempre cuenta que en el tiempo del hambre, después de la guerra claro, las hacían con agua en vez de leche, pero que igual les sabían a gloria. En mi casa nunca faltan y sobre todo las hacemos en las zambombas por Navidad. Un besazo y feliz finde.

    ResponderEliminar
  4. Se me olvidaba Raquel, en casa siempre las comemos calentitas con los coscorrones de pan, no dejamos que se enfríen, besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues calentitas me zamparé las próximas, jajaja.
      Besos

      Eliminar
  5. madre mia! que buenassss! tomo nota! bss

    ResponderEliminar
  6. Me encantan estas recetas ancestrales. Esto es cultura gastronómica popular.

    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Me encantaban de niña. Es una de esas recetas que tengo en pendientes. Cuando las hacía mi abuela, diafrutábamos un montón. La harina La Carmita, tampoco la he encontrado nunca por mi barrio, yo auelo comprar la Aojo :D
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Hola Raquel, pero qué buena pinta, madre mía. Y qué fotos tan bonitas. Gracias por la idea. Un besico.

    ResponderEliminar
  9. El tiempo que hace que no las como!! Mi abuela que era de Córdoba las hacía riquísimas y las llamaba gachas, me esta apeteciendo hacerlas un día de éstos.
    Feliz domingo.

    ResponderEliminar
  10. La Carmita! jajajajaja me meooooo esto es como un tío muy mayor, que decía "pero quién sera ese dend [the end] que sale siempre en todas las películas?" Claro cualquiera se lo explicaba!

    En fin!!!

    ResponderEliminar
  11. Que buena pinta,seguro que están muy ricas,y cuantos niños se habrán alimentado con esas migas.besinos

    ResponderEliminar
  12. Y anda que no están buenas ni ná, eh??? Yo aun no las he preparado, en casa solo se hacen cuando llueve. Tengo la receta de una tía mía pendiente pero a este paso, este año no las como, jajaja.

    Besos guapa.

    ResponderEliminar
  13. Mi querida amiga, pero que agradable entrada, y como me he reodo con esa marca de harina jajaja, y que graciosa la Micaela, bueno que ricura de esas miga del niño, que desde luego has bordado como nadie, que pinta y que maravillosas son las recetas de antes, seguro que los niños crecian sanos y hermosos sin tanta tonteria como hay hoy dia. Mil besicos mi cielo

    ResponderEliminar
  14. Pero que buenas madre mía me encantan, estas recetas son las mejores jajja a mi me gustan estas recetas de la harina la que admita jajaj, me ha encantado todo, la receta, las fotos el post.
    Besinos
    El toque de Belén

    ResponderEliminar
  15. Hola guapa! Acabo de encontrar tu blog y me ha encantado y encima me encuentro con esta tarta tan espectacular! Vaya pinta tan rica que tiene! Me quedo por aquí como seguidora para no perderme nada! Un saludo.

    ResponderEliminar
  16. yo despues de freir el pan frio un poco de matalauva y estan riqisimas.por lo demas igualitas

    ResponderEliminar

Me hace mucha ilusión cada uno de vuestros comentarios.
Bienvenidos al Club de los Churretos@s!!!
Besos.

Raquel